lunes, 16 de febrero de 2015

EL UNICORNIO Y LA ROSETA


  


Durante estas noches invernales, cercana a la constelación de Orión, nos encontramos con la constelación de Monoceros cuyo significado en griego es unicornio.  Fue descubierta por el astrónomo holandés Petrus Plancius en 1613 y registrada en 1624 Jakob Bartsch en sus cartas celestes, denominada como el Unicornio.
El Unicornio galopa en las oscuras noches estrelladas por el ecuador celeste,  Para poder localizar esta discreta constelación de tamaño mediano (unos370°), observaremos hacia el norte de ella a la constelación de Géminis,  al sur  del Monoceros se encuentra el Can mayor, al este  tiene a Orión y al oeste a la constelación de la Hydra.
La Vía Láctea cruza de norte a sur a esta tenue constelación esto le permite ofrecernos una  zona cargada de bellísimas joyas del cielo profundo;  espectaculares cúmulos estelares, estrellas dobles, nebulosas…  Muchas de estos objetos son muy conocidos, como el cúmulo del Árbol de Navidad, la nebulosa del Cono, la nebulosa variable de Hubble y la famosa nebulosa Rosseta.
Su estrella más brillante es Alpha Monocerotis, una gigante anaranjada de magnitud + .93, y está situada a una distancia entre 144 y 180 años luz. La segunda estrella en brillo es Beta Monocerotis fue descubiertaen1.781 por William Herschel quién dijo de ella que era una de las vistas más bonitas de los cielos. Y realmente es la más sorprendente y maravillosa estrella ( en realidad es un sistema  triple), que podemos encontrar en nuestros cielos. Las tres estrellas tienen un color blanco-azulado y forman un precioso triángulo que casi siempre se mantiene fijo. Las magnitudes de estas estrellas van desde +4.6, +5.2 y ++ 5.6. Entre las tres estrellas si conformaran solo una sería la más brillante de Monoceros.
Y la enigmática V838 situada a 20.000 años luz. En febrero del año 2002 el Telescopio  Espacial Hubble pudo captar el resplandor de la explosión de esta estrella. De ser una estrella de decimoquinto orden, pasó a llamar la atención de los astrónomos al percibir la explosión, estos pensaron que se trataba de una supernova y decidieron hacerle un seguimiento, pero durante los meses de marzo y abril les ofreció otra sorpresa V838 llegó a alcanzar una magnitud de +6.75 con una luminosidad equivalente a ¡un millón de veces la de nuestro Sol!.
Sorprendió a todos con su repentino cambio, de ser una estrella blanco-azulada, pasó  a tener unos bonitos tonos rojizos, (esto fue debido al enfriamiento causado por la rápida expansión de los restos de la explosión observada en un principio) alcanzando un tamaño  entre 1200 y 1.800 veces mayor que el de nuestro Sol, convirtiéndose en poco tiempo en una supergigante roja

Y NGCC 2237 la nebulosa  de emisión Roseta, nuestro unicornio cabalga muy cerca de una mágica rosa, que en su interior guarda unas brillantes estrellas jóvenes azuladas. El cúmulo abierto denominado NGC 2244, la materia nebular y los vientos estelares dieron vida a estas brillantes adolescentes que  apenas han cumplido cuatro millones de años desde su nacimiento. En la plenitud de su vida emiten una radiante luz ultravioleta que da ese brillo particular a la nebulosa,  El color rojizo de Roseta se lo da el hidrógeno del que tiene una mayor composición, aunque también está compuesta en menor parte por oxigeno y azufre. 
En Roseta se pueden observar unas oscuras estructuras de polvo y gas, la misma radiación que da color a la nebulosa erosiona el gas y el polvo causando esos interesantes pliegues oscuros que actualmente se están estudiando.  La nebulosa Roseta se expande unos 100 años luz y esta a 3000 años luz de distancia de la Tierra



Nebulosa Roseta, magnífica fotografía de nuestro compañero José Garrigós. En el centro de la nebulosa se observa el cúmulos abierto NGC 2244 y también podemos  apreciar fácilmente las estructuras oscuras de polvo gas al sur-sureste de la nebulosa

Fotografía: José Garrigós Navarrete



Mapa celeste localización nebulosa Roseta


No hay comentarios:

Publicar un comentario